0 0,00

MONASTERIOS

Convento de
San Francisco el Real de Trujillo

Clarisas Franciscanas Isabeles de Trujillo

La vocación religiosa es un don y una llamada especial de Dios, recibida en fe, y cultivada y discernida en la oración. Este proceso de formación permite a la joven crecer y madurar en su respuesta a la llamada que Dios le hace. Este don especial, Dios lo da a quien quiere, y es Él, quien dispone, mueve y ayuda a los llamados, concediéndoles las gracias y dotes necesarias para abrazar el estado religioso y perseverar en él.

PATRIMONIO HISTÓRICO Y CULTURAL

Era uno de los beateríos situado intramuros pero ya en el siglo XV se convierte en convento de monjas franciscanas. Las monjas eran damas nobles y por eso Juan II de Castilla les dio el título de Real por los buenos servicios prestados a la Corona por algunos familiares de las monjas profesas en él. El padre y el hermano de la beata Inés de Cristo, primera freira que hizo en él los votos, eran adictos a don Juan II y por eso fue favorecido por el rey este Monasterio, también fue muy favorecido por los Reyes Católicos, de los que frecuentemente recibió ayuda.

La vocación religiosa es un don y una llamada especial de Dios, recibida en fe, y cultivada y discernida en la oración. Este proceso de formación permite a la joven crecer y madurar en su respuesta a la llamada que Dios le hace. Este don especial, Dios lo da a quien quiere, y es Él, quien dispone, mueve y ayuda a los llamados, concediéndoles las gracias y dotes necesarias para abrazar el estado religioso y perseverar en él.

DATOS DE CONTACTO
HORARIOS LITURGIA
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito esta vacioVolver a la tienda

      Main Menu