0 0,00

MONASTERIOS

Monasterio de
Vico

Cistercienses de Vico

Por ser monjas cenobitas vivimos en comunidad, dando una relevancia esencial a las relaciones fraternas. La estructuración del tiempo está sabiamente repartido a lo largo de cada jornada, intentando buscar un sano equilibrio físico, psíquico y espiritual, y está configurado en torno a tres valores monásticos básicos: el oficio divino, la lectio divina y el trabajo manual; a una condición evangélica irrenunciable: la vida en común; y a dos necesidades humanas vitales: el comer y el dormir.

PATRIMONIO HISTÓRICO Y CULTURAL

En el Monasterio, “escuela del servicio divino”, la jornada transcurre de un modo equilibrado entre la oración y el trabajo:. La “celebración diaria de la alabanza a Dios (Oficio Divino) y la meditación de la Palabra (Lectio divina)” constituyen la dimensión oracional. La Eucaristía se constituye en centro y cumbre de toda la jornada. Así mismo, el trabajo, fundamentalmente manual (decoración de porcelana y repostería) articulan la dimensión laboral, con el que las monjas, siguiendo el precepto de San Benito, se ganan el sustento diario y ayudan a los necesitados.

Concluye la jornada con la Salve Regina, costumbre ancestral en el Císter, que inicia “el gran silencio”, y el descanso.

.

Por ser monjas cenobitas vivimos en comunidad, dando una relevancia esencial a las relaciones fraternas. La estructuración del tiempo está sabiamente repartido a lo largo de cada jornada, intentando buscar un sano equilibrio físico, psíquico y espiritual, y está configurado en torno a tres valores monásticos básicos: el oficio divino, la lectio divina y el trabajo manual; a una condición evangélica irrenunciable: la vida en común; y a dos necesidades humanas vitales: el comer y el dormir.

PRODUCTOS

DATOS DE CONTACTO
HORARIOS LITURGIA
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito esta vacioVolver a la tienda

      Main Menu