0 0,00

MONASTERIOS

Hermanas
de Belén

Monasterio de la Cartuja de Santa Maria de la Defensión

El fin principal del camino cartujano es la CONTEMPLACIÓN. Vivir tan continuamente como sea posible a la luz del amor de Dios hacia nosotros, manifestado en Cristo, por el Espíritu Santo.
Esto supone de nuestra parte la pureza de corazón, o la caridad: «Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.» (Mt 5,8) La tradición monástica llama a este fin la oración pura y continua.

PATRIMONIO HISTÓRICO Y CULTURAL

El monasterio fue fundado en 1476 por don Álvaro Overtos, caballero jerezano descendiente de una noble familia genovesa. En el año 1835 esta cartuja andaluza fue expropiada por el Estado, con lo cual fue abandonada por los monjes. La Orden de San Bruno la recuperó en el año 1948 y una vez restaurada materialmente la ocupo una nueva comunidad de cartujos.Se inició su construcción en el año 1478 aunque la mayor parte de sus dependencias fueron realizadas durante el siglo XVI. En los siglos XVII y XVIII se realizaron algunas reformas y ampliaciones.

El fin principal del camino cartujano es la CONTEMPLACIÓN. Vivir tan continuamente como sea posible a la luz del amor de Dios hacia nosotros, manifestado en Cristo, por el Espíritu Santo.
Esto supone de nuestra parte la pureza de corazón, o la caridad: «Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.» (Mt 5,8) La tradición monástica llama a este fin la oración pura y continua.

PRODUCTOS

DATOS DE CONTACTO
HORARIOS LITURGIA
0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito esta vacioVolver a la tienda

      Main Menu