0 0,00

SALVE

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra.
Dios te salve.

A Ti clamamos los desterrados hijos de Eva, a Ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.

Ea, pues, Señora Abogada Nuestra, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.

Oh, clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Amén.

RELACIONADAS
0
    0
    Tu cesta
    Tu cesta está vacíaVolver a la tienda

      Main Menu

      Promociones

      Descubre los mejores chocolates, ahora con un mejor precio.

      Por tan solo 0,50€ puedes añadir una tarjeta personalizada a tu pedido.

      Si lo deseas escribe un mensaje personalizado cuando completes los datos de tu pedido y dale una sorpresa a esa persona tan especial para ti.